Retales de Historia

Retales de Historia

viernes, 31 de marzo de 2017

Harvey Milk

Hace tiempo vi una película que me encantó y que, con los tiempos que corren, sería estupendo que pudiéramos volver a verla, especialmente se trata de la televisión pública. Su título en español era Mi nombre es Harvey Milk, protagonizada por Sean Penn. Harvey Milk fue el primer homosexual reconocido públicamente que ocupó un cargo en Estados Unidos, y pionero en la lucha a favor de los derechos LGTB. Harvey Bernard Milk nació en la localidad de Woodmere (Nueva York) el 22 de mayo de 1930. Su padre se dedicaba al comercio de ropa y su abuelo, inmigrante lituano, tuvo un negocio propio.

Harvey Milk


Milk ingresó en la Nueva York State College (Albany, Nueva York), obteniendo el título de profesor en 1951. Se alistó en la Marina para participar en la Guerra de Corea (1950-1953) y alcanzó el grado de subteniente. Se licenció con honores cuando dejó el ejército en 1955. Posteriormente, trasladó su residencia a Dallas (Texas). Aunque cueste pensarlo de él, era una persona muy conservadora (fue un firme anticomunista) y en Dallas debería haberse sentido como pez en el agua, pero era judío, y en Texas eso era un obstáculo.

Harvey Milk con traje militar

Cambió de aires, una vez más, volviendo a Nueva York. Aquí se dedicó a dar clases, actividad que dejó años después. Ya vivía, sin ocultarlo, con un hombre, Joe Campbell. Más tarde entró a trabajar en Wall Street en 1963, mostrando gran habilidad a la hora de elegir las inversiones. En ésta época, una nueva pareja le hizo evolucionar en su pensamiento, y a partir de este momento, se interesa por otras cosas, como los musicales y el teatro, colaborando en la realización de Inner City. Este ambiente le ayudó a Milk a aceptar su orientación sexual y a cambiar de orientación política. Fue consciente de su homosexualidad desde mucho antes de llegar a la edad adulta aunque, durante mucho tiempo, prefirió disimularlo. De hecho, llegó a pensar en casarse con una lesbiana amiga suya para ocultarlo con más facilidad. A decir verdad, tenía una forma de ser que no le ayudaba a quedarse demasiado tiempo en el mismo sitio, lo que le llevó a tener ocupaciones muy diferentes. Inicia una relación con Jack Galen McKinley.

Portada del disco con la música de Inner City, realizado por la RCA

En 1972, Milk y su nuevo novio se van a vivir a San Francisco, estableciéndose en el distrito de Castro, donde había una importante comunidad homosexual. Abrió una tienda de fotografía, punto neurálgico de su posterior actividad política. Harvey Milk tiene un gran magnetismo personal y madera de líder, lo que le lleva a instaurar la Asociación de Comerciantes Locales de Castro Valley. De carácter solidario, quiso hacer algo más por su comunidad, y en 1973 presentó su candidatura para la Junta de Supervisores de San Francisco, consiguiendo su objetivo en 1977. Las normas electorales habían cambiado, pasando de votarse globalmente a hacerlo por distritos, y eso le favoreció. También cambió de imagen, y pasó a ir con el pelo corto y traje. Para entonces estaba saliendo con Scott Smith.

Harvey Milk sentado en el escaparate de la Castro Camera

Fue un camino complicado. Aunque era un histriónico, poco a poco consigue captar el interés de los medios y de los votantes. Al final le pasa lo que no hubiera pensado años atrás, se convierte en abanderado de la causa LGTB, participando activamente en el hecho de evitar que saliera adelante una ley gracias a la cual se hubieran discriminado en el trabajo a las personas con una orientación sexual diferente a la políticamente correcta. Pero no se olvidaba de ayudar a otros sectores especialmente marginados, como son los ancianos y los niños de las escuelas con falta de medios.

No había pasado un año cuando Dan White, supervisor y de pensamiento opuesto a Harvey Milk y al alcalde de San Francisco, George Moscone, renuncia a su cargo alegando que cobraba muy poco y el tenía una familia numerosa. Y como protesta a la ley, que favorecía a los homosexuales. Pero se dio cuenta que había metido la pata y quiso echarse atrás, pero no fueron pocos los que empujaron al alcalde a oponerse al retorno de White, que se lo tomó muy mal. Entonces ocurrió la tragedia. El 27 de noviembre de 1978 Dan White se presentó en el Ayuntamiento con un arma y entró en el edificio eludiendo todos los controles de seguridad. Esperó a que Moscone saliera de una reunión y éste le comunicó la decisión que había tomado: el alcalde recibió cuatro tiros. Después fue al despacho de Milk. Tuvieron un altercado, y White zanjó la cuestión disparándole seis veces. Cundió el pánico, lo que fue aprovechado por el asesino para escapar. Otra de las supervisoras, Dianne Feinstein, encontró el cuerpo de Harvey Milk.

Dan White

Está claro que Dan White no podía tener mejor abogado porque, el cargo de asesinato pasó a ser de homicidio voluntario, y solo fue condenado a siete miserables años. El letrado tuvo la suficiente habilidad de alegar inestabilidad mental y depresión por parte de su cliente. Dijeron que esa inestabilidad se debía a los daños producidos en el cerebro de White por haber comido basura: se había aplicado la conocida como defensa Twinkie, nombre tomado de unos pastelitos rellenos de crema. Decir que se ha aplicado la defensa Twinkie era lo mismo que decir que, para la defensa, se alegaron motivos sin importancia. De todos modos, se ve que White algo de conciencia debía tener: después de salir de la cárcel terminó suicidándose, el 21 de octubre de 1985, con el humo del motor de su coche.
El alcalde Moscone

No cayó bien una sentencia tan injusta, lo que dio lugar a la White Night Riots (Disturbios de la Noche Blanca): se produjo una manifestación, que iba desde la Calle Castro al Ayuntamiento de la ciudad, en la que la multitud portaba velas en señal de duelo. Ahí los recibió Dianne Feinstein, que ocupaba el cargo de alcalde después del asesinato de Moscone. A pesar del trato conciliador de Feinstein, no se pudieron evitar violentos disturbios.

Dianne Feinstein jurando el cargo de alcaldesa

Harvey Milk impulsó la participación política del colectivo LGTB en San Francisco, y el trato con otros colectivos desfavorecidos. Se ocupó de otros aspectos, como puede ser su contribución a encontrar vivienda a personas de escasos recursos y procurando mejoras en el transporte público. Sentó las bases para una convivencia cívica y en su ciudad de adopción todos los años se le homenajea en la San Francisco Harvey Milk Memorial Parade y en otros actos.

White Night Riots

Pocos saben que Milk era un apasionado de la ópera, y muchas veces iba solo a los establecimientos operísticos de Nueva York a disfrutar de ese género musical. En 1996, Stewart Wallace estrenó su ópera Harvey Milk, quizás el más sentido homenaje que se le pudo hacer.

Harvey Milk

Para terminar, quiero citar unas palabras de Dianne Feinstein, la mujer que encontró muerto a Harvey Milk: "Su homosexualidad le daba una comprensión de las cicatrices que llevan todas las personas oprimidas". Harvey Milk, espejo en el que deberían mirarse muchos que tienen poder y no hacen nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario