Retales de Historia

Retales de Historia

jueves, 27 de enero de 2011

La leyenda de Justo Armas


Justo Armas apareció un día en la ciudad de San Salvador. Cuando se le veía en público, iba elegantemente vestido pero descalzo. Cuando murió en 1936, seguían en pie muchos interrogantes. ¿Era Justo Armas el emperador de México, Maximiliano I de Habsburgo?

El fusilamiento de Maximiliano (1867) por Édouard Manet


Según la historia, Maximiliano de Habsburgo llega al trono de México por el afán de Napoleón III en organizar la existencia a todo su entorno. Pero las cosas no salen bien y el emperador francés es el primero en dejar colgado al emperador mexicano, llevándose a todos los soldados galos que quedan en México. Maximiliano es capturado por las tropas republicanas de Benito Juárez el 15 de mayo de 1867, y un mes después, el 19 de junio, es fusilado en compañía de sus generales Miguel Miramón y Tomás Mejía, en el Cerro de las Campanas de la ciudad de Querétaro, a las siete y quince de la mañana.

Benito Juárez

Según la leyenda, Maximiliano sobrevivió. Pero además de católico era masón y las normas de la masonería impiden que sus miembros se maten entre sí: tanto Maximiliano como Juárez eran masones. Éste último se veía ante una disyuntiva: ordenar el fusilamiento del emperador decidido en un juicio sumarísimo o salvar como sea a su hermano masón. Se cree que los soldados encargados de ejecutar el fusilamiento no conocían a Maximiliano de Habsburgo, no sabían cómo era realmente su apariencia física, con lo cual no iban a cuestionar que el hombre que tenían ante ellos era el emperador de México. ¿A quién se le ocurriría algo así en ese momento? Hay unas fotos en las que sale el cadáver de un hombre que dicen que es Maximiliano, pero no se le parece, ni hay claridad en los registros de defunciones de la época.

Maximiliano de Habsburgo

No se sabe si Juárez hizo simular un falso fusilamiento o si hizo la vista gorda a un rescate preparado por otros, lo cierto es que Maximiliano salvó la vida. Después de la ejecución, Juárez publicó una proclama, comunicando que Maximiliano de Habsburgo había sido hecho justo por las armas, y de ahí el nombre con que fue conocida la nueva identidad del supuestamente difunto emperador. Maximiliano iría a El Salvador, donde el capitán general Gerardo Barrios (también masón) facilitaría su estancia en la capital del país.

Justo Armas

El hombre conocido como Justo Armas empezó una vida en San Salvador, a donde llega en 1871. Era un hombre culto, hablaba varios idiomas –entre ellos el alemán– y estaba muy al corriente de quién era quién en las casas reales europeas. Como no podía vivir del aire montó un negocio, un servicio de catering de alto standing: cuando sus servicios eran requeridos, Justo se encargaba de servir un magnífico banquete en platos de porcelana de Sèvres, con cubiertos de plata e iluminaba la estancia con candelabros de plata también.

Cuando le preguntaban por su origen, don Justo contaba ser el único sobreviviente de un naufragio, cerca de Acajutla, y que en medio del peligro, juró que no volvería a llevar zapatos si se salvaba. Despertó en una cabaña, donde lo cuidaba una anciana y los pescadores de la zona pudieron rescatar parte de sus bienes. Pero ¿por qué pudieron recuperar los cubiertos y los candelabros que sólo por el peso se habrían ido al fondo? ¿De dónde salieron todos los objetos personales de Maximiliano que estaban en poder de Justo? Según algunos investigadores, la vajilla que utilizaba Justo en sus comidas era del mismo juego que la Casa Christofle hizo a Maximiliano y Carlota... Además, Justo Armas y el difunto emperador presentaban un parecido inquietante. Vale, Justo iba siempre descalzo, pero eso no impedía que se apreciara en él el porte y la distinción que se le supone a un archiduque.

En 1915, Justo Armas recibe la visita de representantes del gobierno austro-húngaro, y testigos de dicha visita que entendían el alemán, afirman haber oído súplicas de que "regresara a Austria para suceder en el trono a su hermano Francisco José, gravemente enfermo". "Soy mayor y estoy cansado, sólo quiero que me dejen tranquilo" fue lo que se oyó por respuesta. Si esto fuera verdad, sería la muestra de que en Austria-Hungría estaban al corriente de que el archiduque Maximiliano no había muerto, pero por conveniencia habían seguido la corriente a Benito Juárez. Al fin y al cabo, si Maximiliano era demasiado liberal para los intereses de Francia, más aún si cabe para los intereses de la corte austriaca.

Justo había sido acogido por una familia, los Arbizú, entre los que también había masones. De hecho, fueron ellos sus herederos. Cuando llegó su hora de morir, llamaron a un sacerdote, el arzobispo de San Salvador monseñor Belloso Sánchez, con el fin de darle la extremaunción. Justo hizo un repaso de su vida, de las personas que conoció y de su vida en Viena. Al salir de la estancia, el arzobispo manifestó en voz alta el origen imperial de Justo. Cuando Armas se quedó solo en su habitación, vio acercarse a su lecho de muerte una sombra ¿sería la Dama Blanca que se aparecía a los Habsburgo cuando había una muerte inminente en la familia? Y Justo/Máximo murió.

Pasó el tiempo, y hubo gente que quiso demostrar que Maximiliano y Justo Armas eran el mismo hombre. Se han hecho estudios de los rasgos faciales, se han hecho pruebas grafológicas y se han estudiado objetos personales. Todos llegan a una conclusión: Justo era Maximiliano. Pero falta una prueba concluyente, la del ADN, que está pendiente de hacerse porque los Habsburgo alegan que abrir las tumbas de los hermanos de Maximiliano sería un sacrilegio, mientras que los Arbizú no pusieron ningún inconveniente en que se tomara una muestra del ADN de Justo.

Justo Armas murió en San Salvador en 1936, pero no he conseguido encontrar dónde está tu tumba...


NOTA DE LA AUTORA:

Por primera vez en la historia del blog, tengo la ocasión de reeditar un post gracias a la colaboración de uno de mis lectores. Por cortesía de D. Carlos Ernesto Cortez Tejada, puedo añadir la fotografía de la tumba de Justo Armas y, para acompañar a la misma, tomo prestadas parte de las palabras que el Sr. Cortez Tejada escribió a modo de comentario. Estimado autor: Don Justo Armas está sepultado en el Cementerio de Los Ilustres de San Salvador, la capital salvadoreña. Se encuentra enterrado en la tumba de la familia Arbizú Bosque, la familia que lo acogió y con la cual vivió durante toda su estancia en San Salvador.

Tumba de la familia Arbizú Bosque, lugar donde se encuentra enterrado Justo Armas.

30 comentarios:

  1. No es por ser aguafiestas, pero la historia del que supuestamente ha muerto (sobre todo si la muerte es violenta: batalla, ejecución ...) pero supuestamente no ha muerto abunda tanto que casi puede alcanzar categoría de "leyenda urbana" avant la lettre. Los que a fines del siglo XV se hacían pasar por Eduardo V de Inglaterra (asesinado en la Torre de Londres por Ricardo III), el "Pastelero de Madrigal" que declaraba ser el rey Sebastián de Portugal muerto en la batalla de Alacazarquivir en 1578, la zrevna Anastasis, que habría escapado a la ejecución de familia imperial en 1918 ... hasta el mismísimo Elvis Presley. Me temo que soy demasiado excéptico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual se dice de Hitler....y es verdad, es una leyenda urbana. Hay quienes hasta llegan a decir que Jesús no murió, que apareció en la India o en Egipto...en fin, se dice eso de infinidad de personajes que cuesta trabajo creer.

      Eliminar
  2. En realidad, Conde, comparto tu opinión, pero esta historia me tiene especialmente fascinada.

    ResponderEliminar
  3. A mi también me tiene muy intrigado desde que la conocí hará un par de años ya.
    Desde luego, tiene mucho misterio y es muy parecida a la del mariscal Ney.
    Os invito a mi blog, donde podréis encontrar algún dato más.
    amantesdelahistoria-aliado.blogspot.com
    Por cierto, en el caso de Anastasia, el mismo Yeltsin, que fue el que gobernaba cuando se hizo el funeral por los Romanov, era el mismo que, cuando fue el gobernador de Ekaterimburgo, ordenó echar abajo la casa Ipatiev, que fue donde asesinaron al zar y a su familia. Un poco sospechoso ¿no?
    Saludos.

    Aliado

    ResponderEliminar
  4. Me encantan estas historias de misterios, recomiendonme màs.

    ResponderEliminar
  5. Anoche 30 de octubre 2012, oí esta historia desde su tumba (mausoleo), se encuentra en el cementerio los ilustres de San Salvador y te cuentan con lujos de detalles..

    Oscar Hassin

    ResponderEliminar
  6. Omitieron mencionar a Adolfo Hitler, del cual se menciona que escapó de la muerte, y el cadaver de su bunker era un doble que se usó varias veces antes.

    Me fascina la leyenda de Justo armas, y creo que en efecto era Maximiliano I. El tiempo lo dirá cuando se puedan abrir ciertos archivos en Viena.

    Juan Pablo Mex.
    dagmex@yahoo.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendré en cuenta la mención que has hecho a Adolf Hitler. Sí es cierto que resulta una historia "especial". Sobre lo de los archivos de Viena, yo espero vivir para eso, vete a saber lo que tardan.

      Eliminar
  7. Oye, no te das cuenta de que si en verdad hubiera sido Maximiliano entonces hubiera muerto a la edad de 104 años??? Hay otras teorias que lo ligan a otros Habsburgos, pero ninguna concluyente. De cualquier manera sería muy tonto que Juárez lo perdonara y luego lo 'insinuara' a la ciudadanía, poniendo en peligro la estabilidad de su gobierno. Creer algo así es muy ingenuo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca hubiera puesto en peligro su imagen como traidor, por perdonar a un usurpador político.

      Eliminar
  8. Anónimo, sólo es una leyenda; aunque claro, nunca se sabe: una de mis bisabuelas todavía bailaba a los 100 años y murió a los 106.

    ResponderEliminar
  9. la historia suena muy logica y apesar de que ya existian las fotografias en ese tiempo no hay ninguna fotografia del fusilamiento de maximiliano. kriter.!!

    ResponderEliminar
  10. Estimado autor: Don Justo Armas está sepultado en el Cementerio de Los Ilustres de San Salvador, la capital salvadoreña. Se encuentra enterrado en la tumba de la familia Arbizú Bosque, la familia que lo acogió y con la cual vivió durante toda su estancia en San Salvador. Yo he tenido la oportunidad de visitarla y tengo algunas fotos del sepulcro por si las quieres, también puedes encontrar algunas de ellas en Internet. Así que puedes agregar estos datos a tu escrito sin ningún temor de que sean falsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Sr. Cortez-Tejada. Le agradezco la información que me proporciona, y le agradecería infinitamente que me facilitara las fotografías de las que me habla. Me pondré en contacto con Ud. desde la cuenta de correo electrónico vinculado a este blog. Muchas gracias.

      Eliminar
  11. Fascinante historia, yo tengo el privilegio de conocer parte de la vajilla que trajo Maximiliano a El Salvador

    ResponderEliminar
  12. Yo también he tenido un privilegio. Hace ya diez años estuve en Viena, donde conocía parte de los tesoros imperiales. Entre ellos hay vajillas y vajillas que, para sorpresa de muchos, bastantes pertenecían a hombres, y muchas veces se empleaban como moneda de cambio al hacer transacciones comerciales o pagar deudas.

    ResponderEliminar
  13. También existía la leyenda de Anastasia la que decía que era la única sobreviviente la la masacra de los Romanov y gracias a la ADN se demostró que era una impostora. Ojalá en este caso, puedan hacer los estudios pertinentes.

    ResponderEliminar
  14. Mi abuela se llama Pilar Armas, es salvadoreña y segun ella y sus allegados el apellido armas tubo su origen en Justo Armas. Lo que yo sabía de él es que era un duque austriaco que fue expulsado de la corte y sobrevivió a un naufragio razón por la cual hizo un voto de andar descalzo el resto de su vida. La teoría de que él era Maximiliano no la conocía. Como sea, mi familia tiene un porte característico que algunos confunden con soberbia y otros dicen que es la sangre noble.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más, parece que la realidad y la leyenda se acercan. Sería estupendo que las personas como Ud. que, de alguna manera, tienen proximidad a la "leyenda" que pudieran hacer fuerza para investigar un poco más sobre el asunto.

      Eliminar
    2. De donde son Priscila...me interesa. Soy Historiador y me gustaria investigar más sobre el asunto.

      Eliminar
  15. Tengo la dicha de conocer a una Señora que conoció a Justo Armas en persona...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted lo ha dicho, caballero. Ser testigo tan cercano de la Historia es una dicha y un privilegio.

      Eliminar
  16. Delirios con contenidos de origen real y cuna aristocrática se ven en todos los hospitales psiquiátricos.

    ResponderEliminar
  17. La verdad, en caso de que Justo de Armas sea Maximiliano, qué poca haber dejado a Carlota Amalia, abandonada y enloquecida por haberle perdido fusilado, no se vale, ......che Maximiliano y sus cómplices .

    ResponderEliminar
  18. Muy impresionante. Si en realidad Maximiliano no fue fusilado con el consentimiento de Juárez, solo por hermandad masónica, Juárez pasa de ser un ejemplo y Benemérito de las Américas a la imagen de traidor a la patria.

    ResponderEliminar
  19. No creo que Maximiliano, habiendo sobrevivido, no regresase junto a Carlota. Ella se volvió loca por la muerte de Maximiliano. Posiblemente las pertenencias del Emperador fueron salvadas por alguno de sus edecanes. Posiblemente Justo Armas fue uno de estos. Los asistentes de los reyes y príncipes pertenecían, obligatoriamente, a familias de alta nobleza.

    ResponderEliminar
  20. En una conferencia del tema, oí decir al exponente que en el archivo histórico de Querétaro, se encuentra el documento de la AUTOPSIA al cadaver de Maximiliano, y dijo el nombre del médico que la practicó,(osea que estos datos son verificables) Y NO QUEDA AHÍ el asunto!Figúrense que este mismo médico, semanas después FUE ENCARCELADO así como lo leen porque se le ocurrió el macabro "negocio" de trasquilarle la barbay el cabello a Maximiliano y venderla en frasquitos a damas de la sociedad que suspiraban por el altísimo guapo rubio de ojos azules Y NO SOLO ESOO Muchas damas de la alta sociedad mandaron pañuelos para ser empapados con la sangre del emperador y así conservar un poco de la única "sangre azul" mexicana..cosa que el médico hizo también por dinero! POR ESO LO METIERON A LA CÁRCEL y el documento sobre la detención de el doctor y los motivos de esta también obran en el archivo histórico.APARTE en la hemeroteca de Querétaro se encuentra en un diario el relato de como llevaron el cuerpo trasquilado del emperador, como al no haber una caja de muerto de su tamaño tuvieron que quitar uno de los extremos del cajón y por ahí salían las piernas del muerto, se dice que durante el traslado se les salió dos veces el cuerpo al carretonero que lo transportaba y que a la Cd. de México llegó ya un cuerpo espeluznante e irreconocible por eso yo no creo que este señor sea el también hay crónicas del recibimiento del cuerpo en Austria y OBVIO que al verlo no creían que fuera el...saludos

    ResponderEliminar
  21. Me fasina saber de maximiliano y me alegraria mucho el que juarez no lo haya mandado fusilar.

    ResponderEliminar
  22. Puede que sea y puede que no. Siempre hay leyendas, Sin embargo, Justo Armas se dice tenia parecido, era culto y refinado....quizas fuera Maximiliano al que sus amigos salvaron pero Juarez? dudoso

    ResponderEliminar