Retales de Historia

Retales de Historia

sábado, 21 de febrero de 2015

La batalla de Bosworth

¿Quién no ha escuchado alguna vez aquello de “mi reino por un caballo”? La leyenda cuenta que la pronunció Ricardo III cuando está a punto de ser derrotado en la batalla de Bosworth, una de las últimas de la Guerra de las Dos Rosas, guerra civil que se prolongó de 1455 a 1487, y enfrentó a la Casa de Lancaster y a la Casa de York por el trono de Inglaterra. Tuvo lugar el 22 de agosto de 1485 y apenas duró un par de horas pero, con la caída del rey Ricardo III, apartó para siempre a la dinastía Plantagenet del trono de Inglaterra.

Batalla de Bosworth

El lector debe tener en cuenta que, las fechas de este artículo correspondientes a la época de la batalla, son las del calendario juliano, por lo cual hay que sumar nueve días a las fechas de la época.

Enrique Tudor

Como dijimos al empezar, la batalla de Bosworth enfrenta a dos casas aspirantes a la corona de Inglaterra: por parte de los Lancaster, Enrique Tudor, conde de Richmond; por parte de los York, el rey de Inglaterra, Ricardo III. Pero hay un tercer bando, el formado por los hermanos Stanley, partidarios de sí mismos.

Ricardo III

En el momento en que tiene lugar la batalla, Enrique Tudor tiene 28 años y ha pasado la mayor parte de su vida fuera de Inglaterra. Sabe más de negocios que de guerra, por lo que se deja aconsejar por hombres de experiencia para dirigir a sus tropas. En ese sentido, su principal apoyo es John de Vere, XIII conde de Oxford.

John de Vere, conde de Oxford

Comparado con sus antepasados, como puede ser Ricardo Corazón de León, Ricardo III es una piltrafa, a pesar de lo cual, la falta de presencia física no le resta valor en el campo de batalla. Entre sus partidarios están John Howard, I duque de Norfolk, y Henry Percy, conde de Northumberland. A ambos los favorece con ventajas económicas y cargos importantes.

Duque de Norfolk

William Stanley es yorkista convencido y se siente más cercano a Ricardo. Thomas Stanley es más flexible; solo en 1485 sirve a Enrique IV, Eduardo IV y Ricardo III. Espera hasta el último momento para arrimarse a quien beneficia más a sus intereses. Thomas, además, es el padrastro de Enrique, lo que hace que Ricardo no termine de fiarse de él y coge como rehén a Jorge, hijo de Thomas, para que no se vuelva en su contra.

Thomas Stanley

Ahora voy a explicar cómo se llegó al punto en que se quiso llegar a la batalla. Inglaterra sufre los efectos de una guerra civil que, en la fecha de la batalla, ya dura 30 años. En 1471, el destronado rey Enrique VI muere en la Torre de Londres, y su único hijo, Eduardo, es ahorcado por partidarios de los York el mismo año, por lo que la Casa de Lancaster pierde el trono.

Eduardo IV

El nuevo rey, Eduardo IV, perteneciente a la Casa de York, desata una persecución contra quienes no lo reconocen como monarca, así que el candidato Lancaster más próximo a la corona, Enrique Tudor, tiene que huir de Inglaterra llegando a Bretaña. Por parte de padre, Enrique desciende de Juan de Gante, duque de Lancaster, pero por parte de su madre, Margarita Beaufort, es de origen bastardo y, aunque los Beaufort son legitimados, es a costa de renunciar a sus derechos al trono.

Eduardo y Ricardo, John Everett Millais, 1878

Eduardo IV murió el 9 de abril de 1483. Deja dos hijos, Eduardo, de doce años de edad, y Ricardo, de nueve, demasiado jóvenes para hacerse cargo de la corona, por lo que se forma un Consejo Real para hacerse cargo de la Regencia hasta la mayoría de edad del joven Eduardo. Para evitar las intrigas de los Woodville, familia de la reina viuda, el Consejo Real llama a Ricardo Plantagenet, duque de Gloucester, hermano del difunto rey y, por tanto, tío del nuevo monarca. La Regencia de Ricardo se inicia el 29 de abril, y empieza haciéndose cargo del nuevo rey, Eduardo V. No pierde el tiempo y acusa a los Woodville de felonía y manda ajusticiarlos. El 22 de junio, el Parlamento declara ilegal la unión entre Eduardo IV e Isabel Woodville; con ello Ricardo consigue la bastardía de los hijos de la pareja y, por tanto, corta el acceso de ambos niños al trono, que Ricardo ocupa a partir del 26 de junio de 1483. Eduardo V y su hermano Ricardo, son encerrados en la Torre de Londres, y no se vuelve a saber de ellos.

Margarita Beaufort

Ese mismo verano de 1483, se empieza a fraguar una conjura contra el rey ladrón. La cabecilla de la conspiración es Margarita de Beaufort, viuda en segundas nupcias de Edmundo Tudor, (hijo de Enrique V de Inglaterra) y, en ese momento, casada en cuartas nupcias con Thomas Stanley, Lord Alto Condestable de Inglaterra. Enrique Tudor, hijo de Margarita y Edmundo, y miembro de la Casa de Lancaster, es propuesto para el trono.

Hay un primer intento para deponer a Ricardo. Se prepara una invasión; Enrique debe llegar a Inglaterra por mar y Henry Stafford, duque de Buckingham (a quien Margaret convenció para participar en el complot), desde el País de Gales. Corría el año 1484. Ricardo está al tanto de los movimientos subversivos y ordena pulverizar los puentes del río Severn. Tiene lugar una tormenta que aumenta el caudal del río y, al llegar a él, las tropas del duque no pueden cruzarlo. Buckingham huye, pero es atrapado por soldados de Ricardo, que manda matarlo (2 de noviembre de 1484). El duque de Buckingham había sido uno de las personas que había ayudado a Ricardo a apartar del entorno de la corona a la familia materna del joven Eduardo V. Enrique, por su parte, había intentado desembarcar el 10 de octubre, pero su flota queda diseminada por el temporal que afectaba la zona (está claro que la Armada de Felipe II no fue la primera que tuvo problemas). Al acercarse a Plymouth para desembarcar, se percata de la presencia de unos hombres de Ricardo y se vuelve a Bretaña.

Pierre Landais

En 1484, aprovechando una enfermedad de Enrique II, duque de Bretaña, donde está protegido Enrique, Pierre Landais, tesorero del duque, llega con Ricardo a un acuerdo para entregarle a Enrique y a su tío, Jasper Tudor. Los Tudor son advertidos de ello por John Morton, obispo de Flandes, y pueden huir y ponerse bajo la protección de Carlos VIII de Francia, al que le viene muy bien la presencia de sus huéspedes pues se convierten en escudo contra las pretensiones de Ricardo hacia Francia.

Ana de Neville, vidriera del castillo de Cardiff

Pero Ricardo también tiene problemas: el 16 de marzo de 1485, su esposa, Ana Neville, muere y enseguida recaen las sospechas sobre Ricardo. Si bien es cierto que Ana pudo morir de tuberculosis, también hay sospechas de que Ricardo andaba considerando casarse con su sobrina Isabel, prometida de su oponente Enrique. Fuese lo que fuese, la muerte de Ana hace perder terreno a Ricardo.

Isabel de York

Enrique, que se entera de las supuestas intenciones de Ricardo, deja Harfleur, al norte de Francia, el 1 de agosto de 1485. Llega a Mill Bay, suroeste del País de Gales, el 7 de agosto. Arrebata la fortaleza de Dale y no es bien recibido por los lugareños, pero al llegar al condado de Pembrokeshire, donde nació Enrique y donde hay tropas de Ricardo, varios oficiales del rey se unen a las tropas de Enrique. Uno de ellos, Rhys ap Thomas recluta por el camino a 500 soldados más, de origen galés, que siguen al ejército del Tudor.

Hacía tiempo que Ricardo estaba al corriente de los planes de Enrique, pero es informado con retraso. A partir del 16 de agosto se van congregando sus tropas. El duque de Norfolk se dirige a Leicester, ciudad que gustaba mucho al entorno de Ricardo. Tres días después le envía 80 hombres. El conde de Northumberland también se encamina hacia Leicester.

Enrique no va primeramente a Londres, sino al este, donde se reúnen con las tropas de sus partidarios ingleses y antiguos partidarios de Ricardo. Pasa por Staffordshire, pero se mueve con lentitud por si puede reclutar más soldados antes de llegar a la batalla: sus tropas siguen siendo muy inferiores en número a las de Ricardo. A estas alturas, ya había entrado en contacto con los Stanley, que se movilizan y se posicionan en la avanzadilla de las tropas de Enrique. El 21 de agosto, Enrique acampa al noroeste, en White Moors, y los Stanley, al norte de Dallington.

Ricardo III y el duque de Norfolk se reúnen en Leicester el 20 de agosto. El conde de Northumberland se encuentra con ellos el 21. Las tropas de Ricardo se dirigen al oeste para cortar el paso de Enrique a la capital del reino. Entonces Ricardo decide marchar hacia Ambion Hill, pensando que sería una buena idea…

Y llegó la batalla. Los investigadores no se ponen de acuerdo sobre el lugar exacto en que tuvo lugar la batalla, y es debido a la diferencia de opiniones que hay sobre el estado del suelo en los diferentes lugares considerados para la batalla. No hay que olvidar que Ricardo tuvo que dejar su caballo debido a que éste se hundió en suelo pantanoso. Parece que prevalece la tesis que afirma que fue en Ambion Hill, colina situada en Leicestershire, Inglaterra, donde tuvo lugar la batalla de Bosworth y, al mismo tiempo, el nombre de la batalla se tomó de la cercana localidad de Market Bosworth.

Primera etapa de la batalla. Una parte del ejército de Ricardo carga desde Ambion Hill contra las fuerzas de Enrique. Los Stanley observan la situación desde el sur. Autor del mapa: Jappalang

Las tropas de Ricardo se sitúan en la línea de cresta de una colina. El conde de Northumberland, en el flanco izquierdo, con la caballería. El duque de Norfolk, en el flanco derecho, acompañado de lanceros, resguarda a la artillería y a los arqueros. En medio de todo, Ricardo al frente de la infantería. Desde donde está puede ver dónde se sitúan las tropas enemigas. Entre los soldados de Enrique hay muchos exiliados que escaparon de Ricardo, muchos galeses y escasos ingleses. Se cree que hubo tropas francesas, seguramente mercenarios. Las tropas de Enrique están en el suroeste, y los soldados de los Stanley al sur.

Enrique avanza con sus tropas en dirección a Ambion Hill y rodea un pantano cercano. Ricardo le hace llegar un mensaje a Thomas Stanley, recordándole que tiene a su hijo Jorge de rehén. Stanley no reacciona y Ricardo ordena la ejecución del joven, pero sus soldados le recomiendan posponer el ajusticiamiento para no distraer la atención de la batalla. Enrique reclama a Stanley pruebas de su lealtad y este le da una respuesta muy ambigua, no se sabe si por proteger a su hijo o por seguir su política de “caballo ganador”, y deja solo a Enrique, que pone sus tropas en manos del conde de Oxford, que mantiene a los soldados en un solo bloque pero de forma que puedan evitar ser rodeados.

Posición de Northumberland en Ambion Hill

Las tropas de Enrique reciben muestras de la artillería de Ricardo cuando aquellos buscan eludir el pantano. Entran en acción los arqueros de ambos bandos. Los hombres del conde de Oxford son superiores cuando se han bajado de sus caballos. Al duque de Norfolk se le escapan los soldados. Ricardo tiene problemas y le pide ayuda a Northumberland, que no responde, seguramente, por el poco espacio que había en la cresta de la colina.

Enrique se une a los Stanley, Ricardo se da cuenta y decide arriesgarse para acabar lo antes posible con su contrario. Se pone al frente de una carga de caballería y se lanza sobre la cuadrilla donde se encuentra Enrique y mata al portaestandarte. A Enrique le protegen sus escoltas.

Segunda etapa de la batalla. Ricardo conduce un pequeño grupo de hombres alrededor del campo de batalla y carga contra Enrique, que se dirige hacia los Stanley. William Stanley acude en auxilio de Enrique. Autor del mapa: Jappalang

Como Ricardo está enredado en luchar con los hombres de su enemigo, y alejado de los suyos, William Stanley se dirige con sus soldados hacia donde está Enrique. El todavía rey, prácticamente solo, es rodeado y acorralado hacia el pantano. Su caballo se hunde en el terreno pantanoso, lo que obliga a Ricardo a desmontar. Parece que es en este momento en el que se supone que dice aquello de “mi reino por un caballo”, pero la imaginación de Shakespeare, autor de Ricardo III, fue demasiado lejos porque, en realidad, sus soldados le ofrecen sus cabalgaduras para que escape, pero no acepta, y Ricardo y la dinastía Plantagenet mueren, posiblemente por herida de lanza.

En cuanto se conoce la noticia, el ejército de Ricardo se esfuma. El duque de Norfolk también muere, mientras que el conde de Northumberland consigue huir con sus tropas. Al terminar la batalla, Lord Stanley encuentra la corona de Ricardo y se la lleva a Enrique, que será coronado en Crown Hill, y reinará con el nombre de Enrique VII.

Participaron 10.000 soldados partidarios de los York, 5.000 de los Lancaster, y 6.000 de los Stanley. Entre muertos y heridos, el ejército de los York perdió 1.000 soldados, el de los Lancaster 100 y se desconocen las pérdidas de las tropas de los Stanley. Todavía hubo algún levantamiento en contra del nuevo rey Enrique, pero fueron sofocados.

Iglesia de St James, Dadlington

Los fallecidos reciben sepultura en la iglesia de Saint James de Dadlington. Ricardo, de momento, no es enterrado. Sus restos son llevados a Leicester, donde es exhibido desnudo ante la población y, posteriormente, es inhumado en un lugar desconocido.

Placa conmemorativa del lugar donde se supone que murió Ricardo III

Asimismo, Enrique se encarga de cambiar la fecha oficial de inicio de su reinado a un momento anterior a la batalla, de forma que puede imputar por felonía a muchos que, en su momento, no le apoyaron.

Como era de esperar, los Stanley salieron muy bien parados. A Lord Stanley le nombra conde de Derby (y le da mucho dinero), y a William le hace su chambelán personal. A John de Vere, conde de Oxford, le devuelve los títulos y tierras que le quitó Ricardo, y le hace almirante de Inglaterra; a su tío, Jasper Tudor, le concede el título de duque de Bedford.

Antes hablábamos de Shakespeare. Su obra Ricardo III tiene como parte más importante de la misma la batalla de Bosworth, durante la cual Ricardo es acosado por los fantasmas de la gente que perdió la vida por su culpa.

En 1955, Laurence Olivier dirige y protagoniza un gran film titulado también Ricardo III y basado en la obra homónima de Shakespeare, donde las escenas de la batalla de Bosworth, que ocupa unos 20 minutos de un metraje de dos horas y media, fueron rodadas en Madrid.


Meses después de la batalla, Enrique, ya proclamado rey de Inglaterra, contrae matrimonio con Isabel de York, hija de Eduardo IV, el 18 de enero de 1846, con la idea de unir en una rama a los Lancaster y a los York, iniciando así la nueva dinastía Tudor.

5 comentarios:

  1. Un tema realmente muy interesante y bien explicado, porque en España no conocemos demasiado sobre la historia de Inglaterra.

    Por otra parte, creo recordar que no hace mucho, se publicó que se había encontrado el cadáver de este rey, al realizar una obra para construir un aparcamiento o algo por el estilo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te ha gustado, Aliado. Por otra parte, sabía que alguien me iba a decir lo del cadáver del rey, pero me pareció más adecuado dejarlo para otro artículo, sino sería salirse mucho de lo que es la batalla, al menos como lo tengo pensado.

      Eliminar
  2. Excelente trabajo,amiga,muy bien explicado,tus palabras me han transportado a ese campo de batalla y posteriores intrigas palaciegas,muy buen trabajo..chapoo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Anónimo. Me alegra saber que te ha gustado. Tengo previsto escribir más cosas relacionadas con el tema de este artículo.

      Eliminar
  3. Enhorabuena por la entrada. Bien explicada y mejor redactada. Espero con ansias más.

    ResponderEliminar