Retales de Historia

Retales de Historia

jueves, 30 de diciembre de 2010

El Biedermeier

Después del Congreso de Viena (noviembre de 1814- junio de 1815) pudo comprobarse en qué medida y en qué lugares tuvo influencia la Revolución Francesa. Luis XVIII sube al trono francés restableciendo a la Casa de Borbón, pero ya no pudo volver al antiguo orden, debiendo dar paso a un régimen con tintes constitucionales. En Austria, no ocurrió así, y el príncipe Klemens von Metternich fue el encargado de que se siguieran los cauces absolutistas. Se estableció una red de espías infiltrados en embajadas o lugares de ocio. Se limita la actividad política de la población mediante lo que se conoció como Decretos de Karlsbad (1819).

Klemens von Metternich

Lo cierto es que esa población, viendo que no podían abrir la boca para nada, empieza a quedarse en su casa, y se esfuerzan en hacerla lo más cómoda posible. Es cuando surge el Biedermeier, estilo artístico que es conocido, sobre todo, en el campo de la decoración, pero también lo encontramos en la literatura, la música, la moda… El equivalente inglés al Biedermeier sería el Regency. En alemán, Bieder significa sencillo; y Meier resulta ser un apellido muy extendido entre la clase burguesa, clase que empieza a reclamar para ellos una serie de comodidades que les hacen más llevaderas las actividades que realizan en su casa, que además es el único sitio donde pueden opinar libremente, salvo que tengan personal de servicio, en cuyo caso tienen que seguir con la boca cerrada, porque aquí también podían colarse los espías.

En lo que es el precedente de la actual sala de estar, las familias se reunían para bordar, leer, dibujar o tocar al piano adaptaciones de los autores más populares, entre los que se encontraba Johann Strauss padre. Las casas no eran muy grandes por lo que el mobiliario más bien es pequeño, pero cómodo y funcional: nos encontramos con mesitas de costura, cómodas o sillones inspirados en la forma de la lira.

Silla Biedermeier

Entre los elementos decorativos se aprecian pequeñas columnas, capiteles, palmetas… La madera es un elemento fundamental: abedul, arce, cerezo, fresno, nogal, sicomoro y más; en las maderas de color claro se hacían dibujos con incrustaciones de las maderas más oscuras. El azul pastel y el amarillo destacan en la tapicería, aunque también encontramos flores en abundancia. Pero no siempre la gente se quedaba en casa y ese día iba a bailar el vals o a conversar sobre temas intrascendentes a los cafés vieneses. También había un estilo a seguir en la vestimenta: las mujeres, zapatos planos, chal y sombrillas. Los hombres pantalón largo, chaqueta ajustada, chaleco de color, corbata, guantes, bastón y reloj de bolsillo. Pero parece que no era ropa cómoda.

Moda Biedermeier

Si por algún casual iban al teatro o a ver una obra musical, también se podía sentir la presencia de la censura. Curiosamente, en las salas de baile (no olvidemos que es época de valses) el público tenía libertad de movimiento, de moverse de forma algo menos recatada. En cuanto a la literatura, Karl Marx y Heinrich Heine emigraron, y los que no se iban o hacían caso omiso de las observaciones de los censores tenían que hacer frente a multas o cárcel. Los que no tenían ningún problema eran los autores de géneros menores, como la novela corta. La verdad es que a nadie le apetecía comerse el tarro con la represión que había.

En cuanto a la arquitectura, es elegante pero sin la pomposidad del estilo Imperio, por ejemplo, el Stadttempel en Viena. Influye en el Jugendstil y en la Bauhaus.

El Stadttempel es el edificio que sale en medio de la foto

La pintura resulta muy agradable y describe el ambiente con precisión fotográfica; es conformista (no quedaba más narices). Hay autores que defienden su origen en la pintura holandesa del XVII.

Imagen que refleja plenamente la vida cotidiana de la época Biedermeier

Pero después de todo esto, resulta que el Biedermeier es considerado movimiento de transición por pesar demasiado en él los gustos de la aristocracia… En 1848, al cabo de 30 años de denuncias arbitrarias y represión, los vieneses salieron a la calle para exigir, entre otras cosas, libertad de prensa. Se cansaron de quedarse callados.

8 comentarios:

  1. Feliz Año Nuevo Ludovica. Muy interesante artículo. Me viene a la cabeza alguna que otra cuestión ¿este es un estilo esxclusivamente austriaco o se difundió por toda Alemania? Además da la impresión de ser una época más bien átona para Austria frente a un romanticismo tremendamente vital en el resto de Alemania.

    ResponderEliminar
  2. Según unas fuentes, es alemán; según otras es austriaco, algunas dicen que tiene ambos orígenes. A mí me cuadra más que venga de Austria, donde Metternich hizo pesar la represión con tal arte que tuvo callado a los austriacos hasta su caída por la revolución de 1848. Y ya se sabe lo que se dice en estos casos: que la represión exprime la imaginación de los artistas. Por cierto, Conde, Feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta la entrada, enhorabuena Ludo, muy interesante.
    Austriaco?..alemán? Me recuerda, no se por que, una anécdota que me pasó hace más de quince años. Le pregunte, por malicia, a un austriaco que pasaba por aquí, que lengua natal era la suya. El buen chaval se me ofendió, contestándome "alemán, deberías saberlo".
    Pero yo sólo supe esbozar una sonrisa un poco burlona,eso sí.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por los elogios. Por cierto, Mario, me hice eco de tu observación sobre equiparar el número de víctimas de la gripe española al número de víctimas en la Segunda Guerra Mundial: no se me había ocurrido...

    ResponderEliminar
  6. Me encantó el post. Cursé literatura alemana y me costó mucho comprender la historia de este movimiento. En cuanto al movimiento en sí, el hecho de "tener que quedarse en casa" me resulta muy llamativo. Tendría que haber una guía con algunos títulos, por mi parte me encantan las novelas de Droste "El haya del judío" y Gotthelf "La araña negra". Saludos

    ResponderEliminar
  7. Amiga Amema: me alegro que te haya gustado el post. Lo que tiene que ver con lo que fueron los Imperios Centrales me gusta mucho, así que habrá más, sobre todo si es del siglo XIX. Bis bald!

    ResponderEliminar
  8. É nesse período que uma dança popular Ländler recebe uma forma instrumental mais definida com Joseph Lanner, resultado assim nasce o precursor da Valsa Vienense dos Strauss. A valsa é o Ländler com orquestra maior, belas melodias e que também irá encantar a aristocracia. É a época de Danúbio Azul, Vozes da Primavera etc.

    ResponderEliminar